Inicio
Presentación
Proyectos
Biblioteca
Agenda
Documentos
Redes


volver a lista de documentos


El caso de Florencia Gattás.

FLORENCIA GATTÁS nació el 17 de julio de 1974, tenía 2 añitos cuando su papá, el periodista Alberto (Beto) Gattás, tuvo que exiliarse para salvar su vida de la feroz persecución desatada a partir del golpe de estado de 1976. Gattás trabajaba en diario Mendoza y escribía en Revista Claves y tenía una intensa y comprometida actividad política como delegado y Secretario Gremial en el Sindicato de Prensa de Mendoza.

A pesar del exilio la familia trató de mantenerse unida pero eran intensamente vigilados por la fuerzas militares que buscaban a Gattás. El miedo de que trataran de llegar a él a través de su esposa e hijos hizo que fuese necesario aparentar que nada sabían de él.

Esta apariencia llevó a la mama de Florencia a cambiarle el apellido por el de su cónyuge a través de una adopción plena. Así a partir de 1979 Florencia dejó de llamarse Gattás, al menos en lo que hace a sus datos filiatorios.

Sin embargo los primeros años de su vida compartidos con su padre dejaron en ella una clara conciencia de su identidad. Una sentencia judicial (de adopción) no bastaba para borrar el vínculo de amor que habían construido y mantenido a través de los años a pesar de las dificultades del exilio. Así fue creciendo con una fuerte determinación a recuperar lo suyo, lo que le pertenecía, el apellido de su verdadero padre , ella era para todo el mundo Florencia Gattás, aunque sus documentos dijesen otra cosa.

Al regreso de Alberto en 1984, iniciaron juntos los trámites judiciales que le permitirían recuperar su verdadero nombre. Lamentablemente en 1999 Alberto falleció. Sin embargo esto no detuvo a Florencia en su lucha, así fue que se acercó al Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, de Mendoza. En el MEDH la orientamos, asesoramos y decidimos tomar su caso. Presentamos la demanda por nulidad de adopción plena en Diciembre del 2004, en el Quinto Juzgado de Familia de la Dra. Lidia Galera. Y el 16 de Junio de 2006 se dictó sentencia restituyendo a Florencia, después de 27 años, su verdadero apellido.

El plan sistemático de extermino de la dictadura militar no sólo se apropió de 500 hijos de una generación a la que secuestró, torturó e hizo desaparecer, de los cuales más de 400 hoy viven con una identidad cambiada, sino que además hizo "desaparecer" a través de la metodología del exilio a otros tantos. Así como la familia de Florencia tuvo que borrar todo vínculo que la uniera con Alberto Gattás, quien ya había sido condenado a "desaparecer", existen numerosos casos de hijos de desaparecidos que si bien no fueron apropiados, no llevan hoy el apellido de su padre. Esta sentencia abre el camino para que puedan reclamar que se les restituya su verdadera identidad.

 

 

San Lorenzo 478 - Ciudad de Mendoza - Tels. +54 261 4254420 - administracion@ecumenica.org.ar